domingo, 8 de junio de 2014

CÓMO ABRIR UNA MENTE: MOSTRAR AFÁN POR RESPONDER LAS CUESTIONES NUEVAS

¡Hola! En esta tarde (que está preciosa, por cierto), quisiera continuar charlando contigo sobre el decálogo que surgió de una tarde reflexiva con cuaderno y café en mano. Hemos hablado sobre muchas cosas, entre ellas, el ánimo de promover el surgimiento de preguntas. Ahora, para continuar con este asunto (que no tiene solamente una cara), me gustaría decir que no se trata únicamente de formular las preguntas, sino realmente preocuparse por responderlas.

¡En serio! Las preguntas son el primer paso para el cambio del mundo, pero el proceso de llegar a las respuestas es el que crea el camino. Y es la motivación en la búsqueda de respuestas, la que determina cuán pronto comience el caminar; puedo decir que es bueno comenzar pronto, con alta motivación y compromiso, pues en esta búsqueda de respuestas, se abrirán varias rutas posibles.



Es ahí donde queda bastante claro el papel del docente actual como orientador, y no como dispensador de saber. A través de la pregunta, el docente tiene la facultad y el honroso deber de acompañar al estudiante en su travesía, sirviendo de entrenador en el método, de animador en el cansancio, de promotor de posibilidades, de creyente en esta nueva causa para el incipiente investigador. A veces no lo vemos de este modo, pero considero que de una u otra manera, los estudiantes nos ven como referentes en la búsqueda del conocimiento (independientemente de sus conductas en el aula), entonces para ellos es importante que haya por nuestra parte una reacción ante la creación que están presentando, la cual es la pregunta de la que estamos hablando. Visto desde esta perspectiva, nuestro interés en su pregunta, se traduce en nuestro interés en ellos. 



Así, cuando hemos hecho que nazca la pregunta, nuestro deber está en continuar acompañando a cada estudiante a que su pregunta empiece a tomar forma, se haga fuerte y sólida. Y en la misma medida, la voluntad de cada estudiante se hará también fuerte y sólida, permitiendo así el nacimiento de un nuevo investigador que tiene todo el potencial para hacer del mundo un lugar mejor. Suena romántico, pero es cierto.

Quiero ahora invitarte a que compartas tu experiencia respecto de cómo ha variado la actitud de tus estudiantes en clase, luego de estar siguiendo de cerca el desarrollo de una pregunta para alcanzar una respuesta significativa. Con seguridad, esto será de suma importancia para mí y para todos nuestros compañeros visitantes.

Una vez más, gracias por venir a visitarme.