martes, 10 de octubre de 2017

EDUCACIÓN DE CALIDAD Y MENTALIDAD DE SUPERVIVIENTE II: LA EDUCACIÓN Y LA INNOVACIÓN TOMAN TIEMPO

Hola. Soy otra vez yo. Estoy muy contenta por los comentarios recibidos durante los últimos días, a raíz del meetup virtual realizado hace unos días, y  también por una de mis entradas anteriores, la cual es, a su vez, la primera parte de ésta, y que fue publicada adicionalmente en Las2Orillas. Es muy enriquecedor para mí recibir esta realimentación, la cual fomenta discusiones orientadas a la acción innovadora de fondo.

Quiero referirme especialmente a los comentarios recibidos de un hombre al que considero una persona culta y respetable (sí, John, estoy hablando de ti). En resumidas cuentas, comentó: "tengo la sensación de que estás diciendo que no vale la pena invertir, innovar, en educación aquí en Colombia, simplemente por nuestro folclorismo". No puedo negar que me sentí un tanto confundida, porque no fue ésa mi intención con la escritura de la columna, así que respondí a través de la nota de audio que podrán escuchar al hacer clic en este vínculo.

En realidad, lo que defiendo es esto: las decisiones que hemos tomado, no sólo a escala macro sino también desde nuestros microentornos, se han visto increíblemente afectadas por nuestro manejo inconsistente e irresponsable del tiempo. En ocasiones, como Esaú en el Éxodo, "renunciamos a nuestros derechos por un plato de lentejas", sacrificamos un bienestar sostenible por el logro de réditos inmediatos. ¿Por qué tanta prisa para lograr beneficios? ¿Por qué no pensar en los que vienen después de nosotros?

¿Que Colombia no tiene futuro en innovación educativa? ¡Falso! Lo tiene. Lo digo y lo sostengo. ¿Qué caso tendría escribir y debatir con ustedes si no creyera en esa posibilidad? ¡Tenemos muchísimo para lograr una educación transformada, que promueva el cambio positivo en nuestras comunidades! ¿Entonces qué nos falta? Hacernos conscientes de que estos cambios toman tiempo, así como las mejores cosas de la vida (gracias, Club Colombia). Esto demanda una revisión de principios, un cambio de mentalidad, que promueva la creación de nuevos hábitos, y con ellos y tiempo suficiente, se podrá hablar de un aprendizaje de cultura. Aquí una imagen de una de mis ponencias (en inglés), para ilustrar este punto:



Cuando esto se logre, podremos pensar en la viabilidad de implementar estos pasos:

  1. Definir un norte común para el país. ¿Qué es lo que necesitamos para convertir nuestra realidad en algo diferente, cada vez mejor? Ésta es la prioridad a atender, desde uno o varios frentes.
  2. Revisar nuestro estado actual. Aquí es necesario ver todo, exactamente como está, sin priorizar en la búsqueda de culpables, sino sólo enfocándonos en hechos y datos.
  3. Comparar nuestro objetivo con nuestro estado actual. Casi siempre, aquí aparecen las lágrimas. Aquí podemos ver si hemos estado andando en círculos, totalmente en contravía, o si estamos encaminados correctamente pero a pasos irregulares.
  4. Establecer las etapas para alcanzar este objetivo, sin distracciones y atendiendo al estado actual. Esto implica la creación de una ruta crítica que establecerá lnos ayuda a dejar en evidencia las prioridades de la nación.
  5. Delinear las características/competencias que debe cumplir la generación de personas que estará a cargo de cada etapa. Considerando ubicación geográfica, condiciones de vida, competencias actuales, y demás factores de influencia. Este tema es mucho más complejo de lo que parece en estas líneas, es importante dejarlo en claro (gracias Juan por la recomendación).
  6. Diseñar el plan de formación y entrenamiento que recibirán estas personas, para responder a dichas necesidades. Esto implica, cuidado, la consideración de los distintos saberes e inteligencias de estos ciudadanos responsables, en su momento, del sostenimiento y bienestar del país. ¡Cuidado! No estoy hablando de una educación uniformada, sino una educación diferenciada, desde la que cada individuo pueda utilizar su máximo potencial con miras a la consecución de ese objetivo de todos.
  7. Diseñar, a su vez, el plan de evaluación (ojo, no estoy diciendo calificación) que permitirá verificar si estas personas están preparadas o si requieren apoyo adicional en la adquisición y fortalecimiento de las competencias que hacen falta.
  8. Poner en marcha estos planes, estableciendo tiempos prudentes (sin afán, según el diseño) y no directamente en el aula de clase, sino mediante otros espacios complementarios (creo que la Jornada Única se vería muy bien aquí), para poder comparar los efectos de estas medidas en la respuesta a las variables de interés definidas al inicio. Recordemos cuánto tardaron en el CERN para hacer que el colisionador de partículas funcionara... Aquí se necesita mucho más cuidado.
  9. Evaluar el impacto de este plan colectivo y determinar etapas siguientes. O reprocesos.

Esta lista es sólo una sugerencia dividida en tareas más simples, para poder revisar la posibilidad de su entrada en nuestra cotidianidad. Además, estas tareas no están siendo tratadas con toda la profundidad, pues el espacio es reducido y hay todavía mucho por definir. Hay mucha información que hace falta, pero poco a poco se irá definiendo.

Tal vez les parezca interesante y viable, tal vez ingenuo. Lo más importante es que estos juicios no sean a su vez producto del afán.

Hasta pronto. Un gusto verles de nuevo. 


sábado, 30 de septiembre de 2017

CULTURA STEAM: LA MENTALIDAD POR ENCIMA DEL PRODUCTO - Parte I

De nuevo yo. Gracias por recibirme de regreso, yo me siento muy contenta de tenerles aquí. Compartir puntos de vista, concepciones, misconcepciones y preguntas a través de este espacio, es algo que en realidad disfruto. Y por esto mismo, hoy me permito hablar someramente del tema en el que trabajo de forma específica: la educación desde la creación de cultura, no únicamente desde la adaptación de herramientas; particularmente, desde la perspectiva de la Educación STEAM.

Trataré de desarrollar esta primera parte exponiendo sólo algunos de los puntos que pueden resultar de una discusión al calor de un café negro:

  1. STEAM (por sus siglas en inglés, Science, Technology, Engineering, Arts and Mathematics), es un enfoque educativo de gran relevancia en los Estados Unidos, Canadá y buena parte de Europa, destacándose Alemania. Se define, grosso modo, como una versión especial del Aprendizaje Basado en Proyectos, en el que cada sesión desarrolla productos que demandan procesos y técnicas relacionadas con la labor técnica e ingenieril.
  2. De acuerdo con la información recogida en redes, a través de cursos cortos, testimonios, webinars y otros, este enfoque de enseñanza/aprendizaje promueve el pensamiento crítico y creativo desde la necesidad de desarrollar y construir un producto funcional, aplicando el Pensamiento de Diseño (Design Thinking) el cual permite la adquisición conceptual necesaria para el fin específico. Por otro lado, el establecimiento de espacios maker para la construcción de los productos ya mencionados, asegura la entrada de un componente estético importante, que complementa el enfoque inicial (lo que antes se llamaba STEM).
  3. En el mundo se han diseñado y puesto en marcha múltiples laboratorios para la creación de ambientes STEAM, tanto dentro de instituciones educativas como en centros complementarios e independientes. Son bastante conocidas las iniciativas canadienses, estadounidenses y norteamericanas; por supuesto, las estructuras escandinavas y asiáticas tienen cabida en este listado.
  4. El problema radica en el proceso de apreciación, apropiación e implementación indiscriminada de este enfoque en los sistemas educativos tradicionales y/o "no tan transformadores", los cuales se ven a gatas para responder a las condiciones de un ambiente agresivamente dinámico, como el actual. Como alguna vez le.comentaba a un amigo, quien se mostraba a favor de traer ideas de otras locaciones con experiencias exitosas: "En cierta parte eso tiene sentido. No obstante, los enfoques de impacto parten de principios globales aplicados en la estructura local, con recursos locales. La adaptación del método por el método solamente maquilla las cosas. Y con esto me refiero a que cuando se ven experiencias exitosas para adaptar al país, desacertadamente se asume la herramienta o el recurso como la panacea del asunto, sin considerar que dicha creación fue posible en buena parte gracias a las condiciones del contexto. Entonces, cuando la traen y la adaptan, y los resultados no son los esperados, se hace necesario crear indicadores absurdos para demostrarle al mundo que la inversión no fue en vano".
Así las cosas, surge la pregunta: ¿cómo resolver este problema para hacer de las nuevas experiencias algo que realmente impacte a la comunidad de interés? Hablaremos de esto en la próxima entrada. Hasta entonces.

lunes, 18 de septiembre de 2017

EDUCACIÓN DE CALIDAD Y MENTALIDAD DE SUPERVIVIENTE: LA EDUCACIÓN NO VA SÓLO EN EL AULA

De nuevo les saludo, agradeciendo la maravillosa discusión alrededor de mi anterior entrada; en la misma, expuse someramente algunos puntos relacionados con los cambios que una institución educativa debe aplicar y sostener para promover una nueva visión educativa. Pero la realidad no necesita solamente un colegio con todos los recursos infraestructurales, económicos y metodológicos, sino que demanda un soporte epistemológico, social y cultural, traducido en actitudes y conductas que favorecen la consolidación de principios y valores de gran incidencia en el proceso de aprendizaje. 

Respecto de esto, escribí hace algún tiempo una columna destinada a la sección La Columna del Lector, del diario El Espectador. Como no sé si la recibieron siquiera, decidí difundirla por este medio para su consideración. De antemano, gracias por leer y compartir. Hasta pronto.

--

EDUCACIÓN DE CALIDAD Y MENTALIDAD DE SUPERVIVIENTE
Por: Lina Marcela Gómez Quintero
@MarcelaSTEM
La educación ha sido tratada como indigente, al maquillarla con la sobreestimación de los avances logrados hasta ahora en materia de excelencia, competencia y equidad, haciendo caso omiso de sus verdaderos males. Mientras un político se fotografía con el ciudadano de a pie entregándole tablets y computadores, o nuevos colegios de cobertura con tecnología de vanguardia para “garantizar el acceso a una educación de calidad”, y se pretende lograr, con las condiciones de siempre, el estatus de “la nación Mejor Educada de Latinoamérica para el año 2025”, según se mostró en el pasado Día E, los docentes reciben sueldos que no compensan el esfuerzo y la iniciativa de cada jornada, como tampoco el tiempo y capital que cada uno ha invertido en formación y actualización, a la vez que trabajan cada vez más presionados por estándares totalmente desfasados de la realidad, acuñados éstos por instituciones que comparan diversos sistemas educativos como si provinieran del mismo lote poblacional. El foco nacional está puesto en imitar los sistemas educativos más exitosos del mundo, según PISA: Finlandia y Singapur son referentes, y bajo su perfil esperan que Colombia se moldee. Francamente, ellos son una cosa y nosotros otra. ¿Por qué queremos cortarnos con el mismo troquel?
Adoptar a pies juntillas el modelo educativo de otro país tendría sentido desde la perspectiva de naciones uniformes, es decir, sería lógico si pudiera establecerse una ficha técnica por país y región, donde los parámetros de funcionamiento estén definidos en un rango óptimo. Pero no. Resulta que el diámetro del globo permite tener comunidades muy diversas, con memorias históricas tan variopintas que influyeron de forma notable en cómo sus habitantes piensan. En nuestro caso, por múltiples razones, desarrollamos un pensamiento básico, fundamentado en la simple supervivencia, en la sensación de carencia y en la necesidad de sacar ventaja de cualquier vulnerabilidad ajena. Una prueba de ello es que nuestra economía se sustenta en productos, no en servicios ni en innovación, y nuestra idiosincrasia concibe como natural el colarse en las filas del mercado o del transporte público, evadir impuestos, plagiar trabajos e informes, comprar diplomas. ¿Acaso usted cree que en Finlandia la gente intenta ingresar sin pagar a estaciones de trenes, tranvías o alimentadores? ¿Piensa usted que en Singapur se permite negociar un caso de plagio? ¿Sabía usted que uno de estos países está cerrando cárceles por falta de presos, y el otro castiga la estafa con pena de muerte? ¿Será que pasa lo mismo aquí?
No tiene sentido adoptar e implementar por la fuerza un sistema educativo de primera en un país con modales de quinta. El éxito educativo de estos países es consecuencia de una cultura sólida, en donde el respeto no es negociable, cada individuo es parte importante en el crecimiento de su nación, y la familia es la principal precursora de estos principios; allí las jornadas de clase son cortas, y no se trabajan tareas en casa, precisamente porque todo el entorno familiar y social es una escuela que demuestra coherencia y consistencia. ¿No será entonces que el primer paso es establecer nuestra cultura desde la casa, el barrio, la comuna, la ciudad? ¿No será esto mejor que quejarse del docente, pretendiendo que haga en un año la labor de toda una vida?

jueves, 14 de septiembre de 2017

ALGUNAS ANOTACIONES ALREDEDOR DE LA INNOVACIÓN EDUCATIVA

Después de un buen tiempo les saludo de nuevo. He extrañado la charla con ustedes, pero en verdad la divulgación del trabajo realizado hasta ahora ha asumido otras formas: ha habido artículos que ya conocen, ponencias, iniciativas sociales de alto impacto y comunidades incipientes que buscan transformar la realidad educativa. Me disculpo por tenerlos en el abandono. Pero ya volví.

Quiero contarles que durante este tiempo he tenido la oportunidad de compartir experiencias y puntos de vista con muchas personas de grandes ideas y buen corazón, y las mismas han repercutido en mi pensamiento al punto de promover reflexiones como las que publicaré en las entradas venideras. Una de ellas es la que voy a mostrarles a través de cuatro imágenes que comprenden mi composición escrita, y que tuvo origen en una conversación sostenida con dos personas muy interesadas y motivadas por crear una nueva visión educativa. ¿Por qué no transcribo el documento? Porque quiero que perciban la emoción en mi letra apresurada, el cansancio de la mano y la pasión en la tinta. Así, sin filtros ni correcciones de estilo, quiero mostrarles lo que pensé en cuanto a las preguntas de aquella discusión.

Sin más preámbulos, mis anotaciones:

 

 

Quiero dejar constancia de que éste es sólo un resumen de muchas ideas, cuyas especificaciones no aparecen porque el tiempo es limitado, pero sé que pueden generar interesantes discusiones y proyectos que trasciendan las aparentes imposibilidades.

Un gusto saludarlos de nuevo. Hasta pronto.

domingo, 26 de febrero de 2017

CULTURA STEAM Y LA EDUCACIÓN PARA EL SIGLO XXI - Invitación

Los saludo, después de un tiempo.

Por medio de esta entrada, sólo quiero invitarlos a leer mi contribución a la Revista Ruta Maestra Edición 18, la cual habla sobre Calidad Educativa. Mi artículo se enfoca en la Cultura STEAM y cómo su consolidación promueve la creación de una mentalidad para el aprendizaje, según los requerimientos del nuevo siglo y el nuevo milenio.

Aquí está el vínculo al artículo, el cual pueden descargar en PDF:


Y aquí, dos vínculos a la revista completa, en diferentes formatos:



Quedo atenta a sus comentarios. Hasta pronto.

lunes, 2 de enero de 2017

LA VIRTUALIDAD Y LOS CAMBIOS DE ROL EN EL APRENDIZAJE

Cordial saludo a todos. Espero que estén disfrutando mucho este nuevo año, el cual viene cargado de retos, proyectos y satisfacciones para todos.

Hoy, variando un poco, he querido compartir con ustedes un artículo que escribí con varios de mis compañeros (a los cuales cito) para uno de nuestros informes de clase en el curso Inducción a la Educación Virtual, parte del programa de Maestría que estoy estudiando. Espero sea de interés para ustedes, y abra la discusión al respecto:

--

La virtualidad y los cambios de rol en el aprendizaje.
Por: Iván Darío Samudio Hernández, David Castro Betancur,
Lina Marcela Gómez Quintero y Jhon Edwin Osorio González.
   
La sociedad ha experimentado grandes cambios, gracias a las nuevas percepciones del individuo y su papel en la sociedad, a los avances científicos y tecnológicos. El desarrollo de esta era, sobre las comunicaciones remotas y con la información como divisa para la creación de vínculos y proyectos, ha afectado la estructura de las distintas organizaciones adscritas a una comunidad, incluyendo las de carácter educativo. El contenido se ha abierto a todo público, siempre y cuando haya conexión a Internet y un dispositivo electrónico con determinadas prestaciones.

Sin embargo, actualmente todo individuo ha sido catalogado como sujeto activo, del cual depende el grupo al que pertenece, su misión es trabajar como parte de una comunidad, para resolver problemas que afectan a la sociedad (Csapó et al., 2012). Esto implica competencias cognitivas y comunicativas, que todos los miembros de ese núcleo encargado de analizar y resolver una situación dada, deben desarrollar y poner en contexto. Así, la colección de información ya no es el fin de la educación, sino el medio para consolidar estas habilidades individuales y grupales (Imbernón-Muñoz et al., 2011).

Como consecuencia, la organización educativa se renueva, pasando de ser una pirámide con un docente único a la cabeza de un grupo de alumnos, a una red del tamaño del planeta con nodos interconectados, en donde la información se mueve y se transforma (Suárez Suárez y Najar, 2014). Cada miembro de este grupo contribuye al enriquecimiento de la información que fluye, haciéndola más precisa y/o aplicada. Desde esta perspectiva, cada uno de los participantes de este proceso formativo/creativo, está siendo a su vez discente y docente, pues recibe y analiza el contenido enriquecido que otros le ofrecen, y a la vez aporta su discurso a la creación conceptual de los otros; esto hace que los ambientes virtuales de aprendizaje tengan tantos docentes como miembros del grupo haya.

Con la incursión de las nuevas tecnologías, los roles y responsabilidades de los estudiantes deben cambiar. Ahora el estudiante virtual debe transformarse en un investigador, ya que una persona que con el fácil acceso que tiene a la información debe ser responsable de su propio aprendizaje, donde participe, opine, argumente y comparta en cada uno de los espacios que le brinde la virtualidad.

El mundo digital ha borrado fronteras, ésta es la gran diferencia que ha transformado la educación, debido a que los estudiantes hoy en día pueden acceder a la información de su interés, sin importar la hora y el lugar. Hoy en día el alumno virtual es el centro del proceso del aprendizaje, mientras el alumno tradicional es un simple receptor pasivo (Sangra, Albert; 2015). Hoy la educación virtual nos pone a todos en un mismo nivel, donde somos partícipes de la evolución de nuestros conocimientos. Donde todos trabajamos de forma colaborativa.

Pero, ¿cuáles son las diferencias entre el trabajo colaborativo y el trabajo grupal? A decir verdad, son varias. El grupal está compuesto por roles y funciones, las tareas son asignadas a cada integrante quien las resolverá individualmente. En el trabajo colaborativo, en cambio, hay objetivos comunes para alcanzar una meta establecida a través de las habilidades que tenga cada participante.

Pero quizás una de las diferencias más notorias, es que el trabajo grupal está conformado por jerarquías con un líder o jefe, mientras que en el colaborativo no existen estos roles, la responsabilidad es compartida y no existen intereses de mando. Además, como lo expresan García et al. (García et al., 2001); en el aprendizaje cooperativo se tiene la responsabilidad de ayudar a los demás miembros, mientras que en el trabajo grupal existe la libre elección de ayudar a los demás.

Las diferencias reales se aprecian en los resultados. Mientras que en el trabajo en equipo se busca completar una tarea específica, en el colaborativo el objetivo final es el aprendizaje y la relación de sus integrantes, mediante nuevas formas de interacción  que rompen “las coordenadas espacio-temporales en las que tradicionalmente se ha movido la comunicación, lo que está proporcionando nuevas formas técnicas y estéticas en la misma”. El reto para la nueva sociedad del conocimiento es aprender a utilizar estas nuevas herramientas tecnológicas.

A continuación disponemos una lista de recomendaciones para un trabajo eficiente el aula virtual:
  1. Asuma una posición investigativa con el acceso a Internet, ocupando un rol importante en la construcción de conocimiento. Utilice un lenguaje respetuoso.
  2. Ratifique su presencia en el aula virtual a través de la participación, de manera constante y habitual, compartiendo, comentando y argumentando. Evite la acumulación de trabajos y optimice los métodos de aprendizaje, adaptándolos al modelo de educación a distancia.
  3. Produzca comentarios ágiles, fluidos y concretos, los cuales se conecten con los puntos de vista de los demás, bien sea complementando, contraargumentando, ejemplificando o infiriendo. No cierre discusiones con respuestas cerradas, es necesario argumentar.
  4. Mantenga una actitud autónoma, abierta a la retroalimentación de sus compañeros. Fije sus propósitos, aprenda a llevar el día a día, maneje correctamente sus tiempos y evalúe sus resultados.


Federico Borges, en un artículo para la revista digital Digithum (Borges, 2005), brinda algunos consejos importantes para los estudiantes de educación virtual:
  • No caer en el error de considerar que la educación virtual, por ser en línea y a distancia, requiere poco esfuerzo. Esta demanda mayor atención que la educación presencial.
  • Es importante tener claridad de los recursos adicionales, los cuales son inherentes en la formación a distancia. Por ejemplo, mantener el computador personal en buen estado, poseer una buena conexión a Internet y tener presentes gastos adicionales.


Referencias:



miércoles, 27 de abril de 2016

DIME QUÉ LENGUAJE USAS, Y TE DIRÉ QUÉ CLASE DE PENSADOR MATEMÁTICO ERES - Parte II

Saludo a todos. De nuevo yo.

Como les he dicho en varias oportunidades, este espacio es sólo el refugio para mis ideas locas. Aquí puedo consignarlas, organizarlas, y comunicarlas a quien quiera leerlas y darles forma a través de la discusión fundamentada en experiencias, fuentes bibliográficas de todo nivel, e incluso simples razonamientos desarrollados por obra y gracia de la habilidad retórica.

En mi entrada anterior, hablaba acerca de las posibilidades de relacionar las características de la lengua materna con la tendencia al desarrollo de habilidades matemáticas específicas (para quienes no vieron esa entrada, aclaro: no se trata de una disertación llena de referencias y datos, sino sólo una de mis ideas locas, que busca eco en una mente receptiva, esperando ser procesada y discutida). Ahora, esa ideíta loca tiene una melliza, que es la que pondré sobre el escritorio el día de hoy.

Partimos de la Matemática como lenguaje, el cual es aprendido luego de la lengua materna dada la complejidad de sus símbolos, los cuales deben ser traducidos a un lenguaje "menos complejo", de uso común (las comillas se deben a que considero que los fenómenos lingüísticos no pueden catalogarse como "poco complejos", pero al consolidarse a través de la inmersión en la cotidianidad, se hacen naturales, "intuitivos", de fácil uso). Este pequeño detalle hace que sea posible considerar a la Matemática como una segunda lengua. En este orden de ideas, puede afirmarse que los métodos y aproximaciones desarrolladas para la enseñanza/aprendizaje de una segunda lengua, son susceptibles de adaptación y aplicación para el proceso de enseñanza/aprendizaje de la Matemática.

Así las cosas, se hace necesario reconocer los diferentes métodos y aproximaciones que se han establecido para la enseñanza/aprendizaje de una segunda lengua. Tuve la fortuna de recibir entrenamiento al respecto y, durante el mismo, coescribir unas reflexiones con mi compañero docente Sergio Gallo (en inglés), en donde se establece un poco más de detalle al respecto. Esta idea comprende un anteproyecto que estoy formulando. Bienvenidos todos aquéllos que quieran brindarme su apoyo para llevar a buen término esta investigación.

En la próxima entrada, hablaré con más detalle acerca de esta hipótesis de trabajo. Por ahora, quiero dejar esta entrada como un abrebocas. Hasta pronto.