miércoles, 22 de abril de 2015

LA MATEMÁTICA ES UN ESTADO MENTAL (Parte 2)

En mi entrada anterior, propuse un ejercicio: leer una lista de palabras a los estudiantes, y pedirles que describieran la primera emoción o pensamiento que experimentaran al oír cada palabra. Obviamente, realicé este experimento con mis estudiantes, de cuatro niveles diferentes de educación secundaria, y éstos fueron los resultados:



Esta gráfica circular muestra tres regiones, correspondientes a las tres categorías propuestas para clasificar estos pensamientos: de Vínculo Favorable (Right Connection - emociones positivas y agradables) en color verde, de Vínculo Desfavorable (Adverse Connection - emociones y pensamientos negativos) en color azul, y de No Vínculo (No Connection - carentes de total emoción) en color amarillo. 

Es posible apreciar que las regiones de Vínculo Desfavorable y No Vínculo son las más extensas, abarcando en conjunto un 89% del área disponible. De ambas, el área de No Vínculo es la más amplia, presente en el 75% de los resultados, y demuestra una relación indiferente, prácticamente nula, entre el estudiante y la Matemática. Esto se evidencia en la generalidad de las respuestas ofrecidas; la más común para describir la primera emoción o pensamiento fue Matemáticas, lo que sugiere que el estudiante reconoce la relación entre el término escuchado y esta área del conocimiento, pero no experimenta emoción alguna al respecto. Este tipo de respuesta es, por supuesto, altamente preocupante.

Luego está el área de Vínculo Desfavorable, con un 14% de los resultados. Esta región está asociada a respuestas negativas, tales como: estrés, angustia, ansiedad, miedo, oscuridad, asco, aburrimiento, desesperación, etc. Lo curioso es que respuestas de este tipo se encontraron incluso en estudiantes destacados por su dedicación y altas calificaciones, lo cual es desalentador.

Finalmente, tenemos la región del Vínculo Favorable, que contiene el 11% de los resultados. Aquí se encuentran respuestas esperanzadoras y satisfechas, como: felicidad, inteligencia, interés, disciplina, diversión, entre otras. Este vínculo contiene, contrario a la primera impresión, únicamente las respuestas de estudiantes con excelentes resultados, sino las emociones de estudiantes que se han encontrado con la Matemática de una manera diferente, y lograron una conexión tal que les permite disfrutar de sus espacios de aprendizaje.

Muchas explicaciones pueden darse al respecto, entre ellas el argumento de que nuestros estudiantes no están interesados en aprender, y no sienten el deseo de descubrir cosas por sí mismos. No obstante, hay mucho más para revisar y confrontar; uno de los aspectos que considero indispensables para explicar esta situación, es el tema de mi próxima entrada.

Este espacio queda abierto a sus aportes y comentarios. Nos vemos pronto.